Tiene muerte cerebral el chico baleado por motochorros

El adolescente de 14 años recibió un disparo en la cabeza cuando su abuelo pretendió evitar un robo en el barrio porteño de Flores. Vecinos reclamaron anoche seguridad.

Un adolescente de 14 años resultó gravemente herido de un balazo en la cabeza y se encontraba anoche con muerte cerebral, cuando su abuelo intentó detener con su auto a dos motochorros que acababan de robarle la cartera a una mujer en el barrio porteño de Flores.

El adolescente permanecía esta noche internado en el Hospital Gutiérrez con muerte cerebral, mientras decenas de vecinos se concentraban frente a la comisaría 38a. de la Policía de la Ciudad donde reclamaban el esclarecimiento del hecho y exigían mayores medidas de seguridad y prevención.

El hecho ocurrió cerca de las 15 en la calle Asamblea y Rivera Indarte, a pocas cuadras del ingreso a la villa 1-11-14, uno de los puntos más peligrosos de la Capital Federal y con mayor indice de homicidios de toda la ciudad, de acuerdo al último informe estadístico difundido recientemente por el Instituto de Investigaciones del Poder Judicial.

Según los investigadores, el episodio se originó cuando dos mujeres caminaban por la calle Rivera Indarte y Asamblea y fueron abordadas por dos motochorros que le arrebataron la cartera a una de ellas.

Aparentemente, la maniobra fue observada por un hombre que circulaba circunstancialmente por el lugar a bordo de un Renault 19 color gris junto a su nieto de 14 años.

El hombre, según las fuentes policiales, intentó evitar que los motochorros escaparan con la cartera de la mujer y encerró con su vehículo a los asaltantes en varias oportunidades.

En ese momento, el hombre que iba atrás en la moto le apuntó con un arma y efectuó un disparo que impactó en la cabeza de su nieto, que se hallaba en el asiento del acompañante.

Al ver lo que había ocurrido, el hombre detuvo la marcha del auto y los delincuentes doblaron por la avenida Castañares, hacia la villa 1-11-14, donde se perdieron de vista.

En tanto, el hombre llevó por sus medios a su nieto al Hospital Piñero, ubicado a pocas cuadras de allí, adonde ingresó en grave estado, y fue derivado al Hospital Gutiérrez, donde esta noche se hallaba con muerte cerebral, aseguraron las fuentes policiales.

El fiscal de instrucción porteño número 35, Ignacio Mahiques, ordenó el secuestro de cámaras de seguridad que pudieran haber captado el momento del hecho, como así también del ingreso de los asaltantes a la villa 1-11-14 o al barrio Rivadavia, también ubicado en esa zona.

Los investigadores secuestraron en el lugar una vaina servida calibre 9 milímetros, la cual ahora será ingresada al Sistema Automatizado de Identificación Balística (SAIB), una base de datos nacional donde se almacena toda la información balística en hechos delictivos.

Además, los pesquisas secuestraron el auto Renault 19 del abuelo del chico baleado, y se le tomó declaración al hombre para intentar obtener mayores precisiones sobre los delincuentes.

Un testigo del hecho contó luego a los investigadores que los asaltantes se movilizaban en una moto Honda FZ de color azul.

Por otra parte, un vecino de nombre Pablo contó al canal de noticias TN que se hallaba junto a su sobrina cuando ocurrió el hecho y aseguró que se salvó de milagro porque los delincuentes dispararon contra el Renault 19 a pocos metros de donde él se hallaba.

En tanto, anoche decenas de vecinos reclamaban frente a la comisaría 38a., con jurisdicción en el barrio de Flores, mayores medidas de seguridad en la zona y el esclarecimiento del caso, tal como lo hicieron hace dos semanas, luego del crimen de un hombre durante una entradera en Rivera Indarte y Bilbao, a pocas cuadras de distancia del hecho donde balearon al adolescente.

Los vecinos exigían la presencia del titular de la comisaría y pretendían medidas urgentes para evitar un nuevo hecho de inseguridad.



opiniones0