Ascienden a 140 los muertos por la huelga policial en Brasil

Algunos policías volvieron a patrullar las calles de Vitória y otras ciudades afectadas tras una semana de protesta. Una situación similar se vive en Río y preocupa la cercana llegada del carnaval.

Ya son 140 los muertos por la huelga policial que genera caos en Brasil hace más de una semana.

El foco de mayor conflicto es Espírito Santo, aunque el acuartelamiento se extiende a otras ciudades y hasta llegó a Río de Janeiro donde se teme que la situación sea peor y hay preocupación porque la fecha de los carnavales está cerca.

El periodista argentino en Brasil, Gustavo Segré, contó a Cadena 3: "No habían policías en las calles, las autoridades debieron llamar al Ejercito. Se veían asesinatos a la luz del día sin ningún tipo de problema".

"Los comercios estaban cerrados, no había transporte público. Un verdadero caos", dijo.

Esta situación logró calmarse –aunque no cesó– ya que el gobernador retomó las negociaciones con la policía por el reclamo salarial. Acordaron que volverían a trabajar si no se los sancionaba por el acuartelamiento y si se volvería a discutir el aumento del salario.

Así, aunque la huelga sigue, cientos de policías volvieron a patrullar las calles de Espírito Santo.

Fueron unos 850 los policías que volvieron a patrullar las calles de la capital estatal, Vitória -también la ciudad más afectada por la medida de fuerza-, y de Vila Velha, Cariacica, Serra, Domingo Martins y Cachoeiro de Itapemirim, informaron el diario O Globo y la agencia DPA.

No obstante, las comisarías del estado continuaban bloqueadas y la mayoría de los 10.000 efectivos de la fuerza seguía acuartelada en demanda de mejores condiciones de trabajo y remuneración.

El gobierno de Espírito Santo había informado el viernes que acusó del delito de revuelta a 703 policías que, de ser encontrados culpables, pueden recibir penas de ocho a 20 años de prisión, aunque eso fue renegociado.

En tanto, una protesta similar se verificaba en el vecino estado Río de Janeiro por tercer día consecutivo, con 27 comisarías bloqueadas, dos menos que ayer.

Por este motivo la Guardia Nacional se dirige a Río. "La situación de Río es peor porque el Gobierno está muy agobiado, no tiene dinero, y hay una crisis institucional", dijo Segré.

Esta situación preocupa ya que en las próximas semanas se realizarán los tradicionales carnavales de Río y se necesita seguridad para unas dos millones de turistas aproximadamente.

"Yo creo que habrá seguridad para el carnaval, siempre termina arreglándose. Es impensable un carnaval sin las garantías que se requieren", culminó.



opiniones0