Hepatitis C: mejoran los tratamientos, pero el 80% no sabe que la tiene

La falta de diagnóstico precoz puede llevar a una mala calidad de vida y en algunos casos hasta la muerte.

Viven con una enfermedad silenciosa que, poco a poco, les va comprometiendo la función hepática. Y no lo saben. Se estima que de los 400 mil argentinos afectados (el 1% de la población) son 320 mil los que desconocen que tienen hepatitis C (HCV). Es decir, 8 cada 10 de los que la sufren, según la Organización Mundial de la Salud. Existen tratamientos y, en la actualidad, llevan en más del 95% de los casos a la cura. Sin embargo, la falta de diagnóstico temprano provoca graves complicaciones que pueden derivar en un deterioro en la calidad de vida del paciente y hasta en la muerte. Esto se debe a que cuando la infección avisa ya suele ser tarde. “Los síntomas tienden a aparecer al agravarse el cuadro. El paciente puede tener cirrosis, cáncer de hígado o una falla en otros órganos”, cuenta el hepatólogo del Cemic y del Hospital Austral, Ezequiel Ridruejo, en el Congreso de la Asociación Europea para el Estudio de las Enfermedades del Hígado con sede en París, del que participó Clarín.
 
La recomendación de los médicos es chequearse aunque sea una vez en la vida. “Tenerlo en cuenta para pedirlo en el próximo control anual. Es un examen de sangre que lo cubren las prepagas y obras sociales y que se hace en forma gratuita en los hospitales públicos. Es clave vacunarse contra las hepatitis A y B y verificar si uno tiene la C, ya que no se puede inmunizar contra ella pero es curable”, explica” Ridruejo. Según estudios locales, los mayores de 40 años tienen hasta cuatro veces más posibilidades de padecer HCV, ya que la transmisión tuvo que ver en nuestro país, en gran medida, con las prácticas médicas no seguras, como la utilización de jeringas no descartables o las transfusiones sin chequeo de sangre.


opiniones0