La Rioja, Jueves 24 de Septiembre del 2020

Tel:380-4490111 380-449277

En Argentina nunca se condena a los que hacen negocios con los empréstitos

EDITORIAL DE MEDIOS PROVINCIA. A pesar de que el gobierno nacional renegoció exitosamente parte de la deuda externa, queda un sabor amargo. Desde Bernardino Rivadavia hasta ahora, siempre quedan las dudas y las deudas. ¿En que usó el dinero el gobierno anterior y por qué, aún refinanciada la deuda, tienen que pagarla todos los argentinos? ¿Quiénes se beneficiaron y seguirán haciéndolo? Un sistema financiero mundial corrupto que pudre la economía y empobrece a la gente.
La Real Academia Española (RAE) define al sustantivo empréstito como: “préstamo que toma el Estado o una corporación o empresa, especialmente cuando está representado por títulos negociables o al portador”. El primero en abrir la saga de la deuda argentina fue Rivadavia en 1824, cuando le pidió prestado a la financiera Baring Brothers de Inglaterra 1 millón de libras esterlinas.  
 
Esta semana que pasó, hay que reconocer que la reestructuración de parte de la Deuda externa argentina, significó una gran gesta política y un triunfo del presidente Alberto Fernández, con la ingeniería comandada por el ministro de Economía Martín Guzmán. Este principio de reestructuración de la deuda nacional favorecerá el re-perfilamiento de la deuda del “bono verde”, que contrajo el gobierno riojano para financiar la ampliación del parque eólico, que fue subscripto en la gestión anterior.    
 
Para dimensionar el poder y la influencia del sistema financiero,  podemos recordar cuando en mayo, una catarata de ataques desmedidos de medios de comunicación nacionales y provinciales fueron contra el gobernador Ricardo Quintela, cuando transmitió la idea de llevar adelante un plan de desendeudamiento de los empleados públicos de La Rioja. El proyecto se trataba de comprar y refinanciar  las deudas que estos poseían con las tarjetas de créditos y casas de préstamos. Había “osado” en ese momento el mandatario riojano, de desnudar la injusticia usuraria a la que son sometidos los trabajadores por parte de las financieras y los bancos.
 
Ya mediados de febrero de este año, antes de la pandemia, había trascendido a los medios un informe que recibió el presidente Alberto Fernández, donde se advertía que los bancos estaban cobrando tasas de hasta el 200% por los saldos impagos en las tarjetas de crédito. 
 
Las financieras de cabotaje, que tienen sus raíces hundidas en el sistema financiero mundial, atacan como langostas de manera directa el salario mediante las eternas refinanciaciones; y el sistema financiero mundial, hace lo propio con los estados. Entonces los salarios son cada vez más pequeños y los intereses más altos.
 
El inventor de la pólvora
 
Ayer sábado, Alfonso Prat Gay ex ministro de Economía de Mauricio Macri, aseguró a viva voz,  sin sonrojarse y explicitando que su intención era decirlo bien claro: “el acuerdo con acreedores tampoco cura la enfermedad de la deuda”. Y también reflexionó que la deuda no era tan “impagable” como decían, luego del acuerdo que consiguió el gobierno nacional. Como quien lava sus culpas y se quita responsabilidad. 
 
Esta revelación casi “esotérica” de Prat Gay, que acumula en el historial varias causas penales por delitos financieros, ocurrió durante un coloquio realizado a través de Zoom llamado "Salud, economía y política en la Argentina que viene", que aglutinó más de 1700 participantes entre los que estaban también el presidente del interbloque Juntos por el Cambios Mario Negri y el ex ministro macrista de Salud, Rodolfo Rubinstein.
 
Toda la intención del coloquio pareció comprimirse a trasladar a los medios el título: “se enamoraron de la cuarentena”. Y con este reduccionismo buscar opacar el anuncio de la restructuración de deuda del oficialismo y apelar a la emocionalidad del público, que es obvio y natural que está harto de la cuarentena, también de la deuda;  y seguramente de las restricciones generadas por la pandemia de coronavirus, que es histórica y está por alcanzar la cifra de 730.000 muertos en el mundo.  
 
Macri líder del ranking de endeudarores
 
En febrero de este año, pocos días antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara pandemia a la infección por Covid19, la periodista Veronica Smink publicó un artículo en el portal de la cadena de noticias británica BBC donde presentó una concreta y eficiente sistematización de la historia de la deuda externa Argentina. 
 
Allí bajo un sugestivo título pregunta: ¿Quién es el responsable de la enorme deuda de la Argentina? Y reconoce que la cifra en dólares se disparó durante el mandato de Macri. Asegura que para el final de su ciclo, superaba los 320.000 millones de dólares. Que en relación al PIB de 2019 esto significaba más del 90%. Aportando también un dato esclarecedor al asegurar que la composición de la deuda cambió de forma perjudicial para el país durante el gobierno de Marci, porque ahora el 80% es en dólares.
 
Si bien el artículo muestra sintéticamente los múltiples factores y la evolución de la deuda a lo largo de la historia y los diferentes gobiernos, resalta que durante los períodos de dictaduras militares hubo un agravamiento de la deuda que se venía arrastrando desde el siglo XIX. De hecho fue la dictadura que derrocó a Perón a mediados de los 50 la que firmó el ingreso de la Argentina al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial, apunta la periodista de la cadena británica.    
 
Sopla el viento 
 
Fue rápido de reflejos el Gobernador frente a las irregularidades que denunció públicamente el nuevo directorio de la SAPEM Parque Eólico Arauco. Por medio de un decreto Quintela pidió que intervenga el Fiscal de Estado presentando una denuncia penal. También el mandatario informó a través de su cuenta de Twitter que instruyó al jefe de Gabinete, al asesor general del Gobierno y a los ministros de Hacienda y Finanzas Públicas; y de Agua y Energía para que soliciten a la SAPEM un informe patrimonial con la documentación respaldatoria.
 
Ariel Parmigiani, el economista que está ahora al frente del Parque Eólico, había asegurado hace un par de semanas que la SAPEM debía 600 millones de dólares y que le habían hecho al gobierno el cuento del tío, entre otras significativas irregularidades.
 
Parte de esa deuda que denuncia Parmigiani se refiere al famoso “Bono Verde”, un empréstito internacional y en dólares que la provincia tomó durante el gobierno de Sergio Casas, cuando Macri gobernaba el país, y que tenía como objetivo desarrollar el Parque Eólico. Asimismo una porción pequeña de ese dinero se iba a emplear en construir la nueva casa de gobierno, según se había informado en ese momento.  
 
Los funcionarios en aquel entonces celebraron que La Rioja era la primera provincia que colocaba en el mercado un “bono verde”. La operatoria estuvo a cargo de la financiera Puente y la Unión de Bancos Suizos (UBS) y hasta recibió un premio por el destino del bono, que financiaría una obra que protegería el medio ambiente. Hoy esa deuda forma parte de los 600 millones de dólares que debe la SAPEM productora de energía y deberá ser reestructurada para que el estado provincial la pueda pagar. 
 
Covid19 avanza, el sistema de salud resiste   
 
A pesar de que La Rioja está llegando a niveles de contagios diarios de Cobid19  muy elevados, y no se sabe cuando será el pico, la ocupación del sistema de salud es baja. Al cierre de este artículo sólo una persona con Covid19 estaba utilizando un respirador mecánico del hospital Virgen de Fátima, destinado exclusivamente para el tratamiento de esta patología. Y 6 pacientes se encontraban internados en total.   
 
Una fuente consultada del ministerio de Salud de la provincia aseguró que la mayoría de los contagios es de gente joven y sana. Esto está ayudando a mitigar la pandemia y que no haya sobresaltos con el sistema sanitario. Pero los profesionales consultados hacen hincapié en que esta situación se debe analizar  minuto a minuto y puede cambiar en muy pocas horas. Por eso recomiendan que todas las personas tomen cuidados extremos y eviten el contagio.    
 
Un estudio reciente del Hospital Universitario de Frankfurt concluyó que el 80% de pacientes recuperados de Covid19 podrían desarrollar afecciones cardíacas. Si bien los científicos coinciden en que aún es muy prematuro para aventurar conclusiones, aquí hay evidencias que el coronavirus podría afectar el sistema cardiovascular; incluso en las personas jóvenes y/o sanas, que cursaron la infección sin síntomas o con muy pocos de ellos. 
 
Es verdad que aún se sabe muy poco de esta pandemia que azota al mundo y las consecuencias que tendrá. Es seguro que los gobiernos y autoridades sanitarias tiene que ser en extremo precavidos y barajar todas las hipótesis, aún las más graves, para estar prevenidos. 
 
Es por ello que cuando se escucha hablar a dirigentes políticos con ascendencia sobre la opinión pública, de forma liviana o despreocupada sobre la pandemia y sus circunstancias, estas declaraciones  aparecen como una instantánea de la crisis institucional y de representatividad que atraviesa la sociedad y que el Covid19 desnuda. También es posible para la sociedad utilizar esta evidencia como una oportunidad. De todas y todos depende.

DEJANOS TU COMENTARIO


COMENTARIOS

banco Rioja UNLAR -->