La Rioja, Jueves 19 de Septiembre del 2019

Tel:380-4490111 380-449277

La intrusa de la final de la Champions dio detalles de las propuestas amorosas que recibió de dos jugadores del Liverpool

Kinsey Wolanski, de 22 años, invadió el campo de juego para promocionar una página web y desde entonces se volvió casi una celebridad.
Hasta el 1 de junio de 2019 poca gente sabía quién era Kinsey Wolanski. Sin embargo, una actitud arriesgada la popularizó de manera instantánea. Haber invadido el campo de juego en Tottenham-Liverpool por la final de la Champions League usando sólo una malla no sólo le generó varios millones nuevos de seguidores en su cuenta de Instagram, sino que además le hizo ganar mucho dinero.
 
La voluptuosa rubia irrumpió en, quizás, el partido más importante del año para promocionar la página web de su novio Vitaly Uncensored, que se dedica a hacer bromas pesadas. Tras el hecho, la mujer quedó detenida por algunas horas y por la noche la dejaron ir. Su pareja compartió una historia en el momento en que la rubia recuperaba su libertad: seguía aún con la malla que exhibió durante el partido, aunque ahora estaba tapada por una bata.
 
Hoy, 10 días después del episodio que la hizo saltar a la fama, el diario The Sun la entrevistó y le preguntó sobre lo que pasó.
 
"Después de salir de la cárcel, pasé de 300,000 seguidores en Instagram a más de dos millones. No puedes comprar ese tipo de publicidad. De repente, fui famosa en todo el mundo y tuve muchas ofertas de trabajo. No creo que haya hecho ningún daño a nadie, fue solo un poco de diversión", señaló la modelo de 22 años.
 
Sin embargo, lo más curioso que contó es que dos futbolista del Liverpool intentaron acercarse a ella a través de mensajes de texto: "No estoy revelando ningún nombre, pero un par de jugadores del Liverpool me enviaron mensajes privados después de que terminó el partido. Uno envió algunos emojis de corazón y el otro un mensaje que decía: 'Te vi en el juego'", confesó y agregó: "Honestamente, ni siquiera sabía quién eras hasta que hice clic en tu perfil". "Aunque no respondí ya que ya tengo novio", confesó la modelo.
 
Más allá de todo esto, lo cierto es que Kinsey no tenía ni idea de lo que representaba este partido para el mundo del fútbol. Solo sabía que era una buena oportunidad de hacer una broma y ganar dinero. La idea había sido de su novio que ya tenía experiencia en el tema: había invadido la cancha en la final del Mundial de Brasil, en 2014.
 
"Cuando Vitaly me pidió que lo hiciera, honestamente no tenía idea de lo importante que era la final de la Champions League. No tenía idea de que el mundo entero me estaría mirando. Pero dije que sí de inmediato, me encantaba el sonido de hacer una locura, solo vives una vez", relató.
 

DEJANOS TU COMENTARIO


COMENTARIOS

ERI telas