La Rioja, Domingo 15 de Septiembre del 2019

Tel:380-4490111 380-449277

Lo encontraron robando dos chocolates y un queso en un supermercado y los empleados de seguridad lo mataron a golpes

Un hombre de 68 años murió luego de que dos empleados de seguridad de un supermercado lo atacaran a golpes al descubrir que robaba varios productos del local, ubicado en el barrio porteño de San Telmo. Por el hecho, que ocurrió el último viernes en un Coto situado sobre la calle Brasil al 500, ambos involucrados se encuentran detenidos.
Al arribar al lugar tras un llamado al 911, el personal policial se encontró con el presunto ladrón junto a dos empleados de seguridad del supermercado.
 
Fuentes policiales indicaron que los empleados expresaron que el hombre, identificado como Vicente Ferrer, había hurtado varios elementos (dos chocolates, un queso fresco de 500 grs. y una botella de vidrio de aceite de oliva de 500 ml) y que por ello fue reducido.
 
Cuando la Policía se encontraba en el lugar, el hombre perdió el conocimiento, por lo cual hubo que llamar a una ambulancia del SAME.
 
Según declaró una empleada de una panadería próxima al lugar, los empleados de seguridad le habían efectuado gran cantidad de golpes de puño al sospechoso, quien, de acuerdo con la misma versión, habría intentado arrojar la botella de aceite que tenía en sus manos hacia uno de ellos.
 
Al no arribar el SAME y luego de reiterados reclamos al 911, el personal policial realizó maniobras de RCP. Una vez que llegó la ambulancia, el hombre fue trasladado al Hospital Argerich, donde alrededor de las 19.45 murió a raíz de un traumatismo craneoencefálico.
 
Vecinos que se acercaron al lugar indicaron que Vicente Ferrer tenía una única hija, que vive en Alemania, que debió viajar de urgencia a la Argentina tras enterarse del fallecimiento de su padre.
 
Según Alejandro Broitman, abogado de uno de los encargados de seguridad de Coto, identificado como Gabriel De la Rosa, éste siguió al presunto ladrón hasta la vereda donde lo retuvo y le exigió que devuelva lo que sustrajo. Ante la negativa del acusado, intervino un empleado del supermercado y De la Rosa fue a buscar ayuda de la Policía. Al regresar al lugar del hecho con un efectivo de seguridad, el hombre de 68 años se encontraba recostado en la vereda, reducido por el otro empleado de Coto.

DEJANOS TU COMENTARIO


COMENTARIOS

ERI telas