La Rioja, Sábado 07 de Diciembre del 2019

Tel:380-4490111 380-449277

Bublé y Luisana Lopilato, un amor que nació con ayuda de traductores de inglés y un falso mayordomo

El romance entre la actriz argentina y el cantante canadiense, que hoy cumple 44 años, sorprendió a todos allá por el 2008 y se consolidó cada vez más con el correr de los años.
"Me compré las entradas y lo fui a ver al teatro. Yo tocaba el saxo y me encantaban sus canciones. Ahí, un chico de la discográfica me preguntó si me quería sacar una foto con él. Yo no hablaba ni una palabra de inglés y él nada, nada de español", recordó Luisana Lopilato. Corría el año 2008. Y el artista al que había ido a ver al Teatro Gran Rex era ni más ni menos que Michael Bublé, su futuro esposo.
 
Hasta ese momento, el cantante canadiense había alimentado una fama de mujeriego y hacía las delicias de las revistas del corazón. Y, por eso, Luisana dudó en ir a saludarlo. "¡Van a pensar que pasé la noche con él!", pensó. Pero luego aceptó el convite y fue en busca de la tan preciada foto junto a su hermana, Daniela, y a su compañero Rodrigo Guirao Díaz, a quien había encontrado de casualidad en la sala.
 
Bublé cuenta que apenas vio a Luisana entrar a su camarín, supo que estaba frente a la mujer de su vida, aunque eso suene casi como un cuento de Disney. Así que, luego de descartar que el actor que la acompañaba fuera su pareja, decidió hacer todo lo que estuviera a su alcance para enamorarla. "Yo me voy a casar con vos", le dijo esa misma noche utilizando a su traductor como intermediario. Y, a partir de ese momento, empezó a relacionarse con ella vía mail.
 
Al principio fueron amigos. Pero, cada vez que entraba un correo de Bublé a su casilla, Luisana corría a ver a su profesora de inglés, que vivía justo enfrente de su casa, para pedirle que se lo tradujera. Y es que, si es verdad que el amor tiene un lenguaje universal, el de ellos parece ser un claro ejemplo. "Nunca me pasó con nadie lo que me sucedió cuando la vi. Había una conexión especial", reconoció luego el cantante. Y era cierto.
 
La primera cita se dio varios meses después, cuando Bublé regresó a la Argentina para ofrecer otro show. Sin embargo, no fue una cena romántica, como el cantante hubiera imaginado, ya que Luisana lo pasó a buscar por el hotel donde se alojaba y lo llevó a comer a la casa de su familia, en Parque Chas. "Mis papás no sabían bien quién era, pero se pusieron la mejor ropa. Para impresionarlo, nos inventamos un mayordomo", recordó luego la actriz.
 
Ese gesto, sin embargo, terminó de enamorar por completo a Bublé, que en medio de la noche comenzó a filmar la desopilante situación asegurando que estaba comiendo con los parientes de su esposa. Familiero, como ella, ese mismo día el cantante empezó a fantasear con la idea de compartir su vida junto a Luisana de manera urgente.
 
Claro que, ante la vista del resto de los mortales, la relación entre ambos no podía prosperar. Ella, una de las mujeres más lindas del país, estaba en pleno crecimiento como actriz. Y, en ese momento, nadie le hubiera aconsejado que relegara su carrera para mudarse con él, un hombre cuyo pasado amoroso no le daba ninguna seguridad…
 
Sin embargo, luego de varios viajes que unieron Argentina y Canadá, en el 2011 llegó el casamiento. Para entonces, Luisana había aprendido a decir algunas palabras en inglés. Y Michael, aunque seguía pendiente de su traductor, con mucha más dificultad había memorizado cómo pedirle matrimonio a la actriz, que al principio pensó que se trataba sólo de un chiste.
 
La boda se realizó en tres partes: el 31 de marzo tuvo lugar la ceremonia Civil en el registro de la calle Uruguay, el 2 de abril se realizó la unión religiosa y una fiesta en la estancia Villa María de Cañuelas y, el 31 de marzo, ambos reafirmaron su amor con una majestuosa celebración en el Hotel Pan Pacific de Vancouver.
 
Pues bien, quienes le auguraban una corta vida a la pareja, se equivocaron. Y mucho. El 27 de agosto de 2013, Luisana y Bublé tuvieron su primer hijo, Noah. El 22 de enero de 2016, nació Elías. Y, el 25 de julio de 2018, recibieron a la pequeña Vida. Sí: la familia con la que ambos habían soñado, era ya una realidad.
 
En noviembre de 2016, en tanto, la pareja tuvo que atravesar la situación más difícil, cuando su hijo mayor fue diagnosticado con cáncer de hígado. Entonces, ambos dejaron de lado sus respectivas carreras para acompañarlo en su tratamiento. Y, finalmente, meses más tarde pudieron dar la feliz noticia de que Noah se había curado.
 
"Es el hombre que estuvo conmigo en las buenas y en lo malo. Atravesamos juntos un dolor inmenso, que muy pocos viven a nuestras edades", reconoció Luisana al hablar de su marido. Por su parte, en su regreso a los escenarios, el año pasado Bublé confesó: "Mi esposa y yo éramos de nuevo felices y volvimos a enamorarnos". Lo peor ya había pasado para ambos. Definitivamente, para ellos había llegado el momento del disfrute.

DEJANOS TU COMENTARIO


COMENTARIOS

ERI telas