La Rioja, Argentina
|
 miércoles 23 de abril del 2014
Tel: 380-4490111 380-4490277
SMS: 380-154531716
SEGUINOS EN |
Facebook de Medios Provincia Twitter de Medios Provincia You Tube de Medios Provincia Contacto de Medios Provincia
LA COLUMNA EN PSICOLOGÍA
 12/03/2012 | Servicios
"LOS HERMANOS" (Parte II). (Por la licenciada Alejandra Romero)


No es lo mismo ser hijo único, pertenecer a una familia numerosa, tener un hermano mayor o ser el más chico de la familia. Siguiendo la temática de los hermanos, le propongo reflexionar un poco más sobre las características del sentimiento fraterno.

No todas las estructuras familiares son tan afables como la que ilustra “la familia Ingalls”. Una de las consultas mas frecuentes de los padres es cuando sus hijos se pelean o discuten permanentemente entre si. Esta rivalidad fraterna es normal en cierto grado y tiende a variar según la edad.

Los niños de menos de 2 años tienden a pelear por un objeto y se frustran mucho cuando algo que es de su deseo se les quita. Tienen dificultades para esperar su turno y no entienden aún la necesidad de las reglas. Es el momento del egocentrismo y se dificulta que los hermanos compartan, un juguete o el protagonismo ante los padres.

Los niños entre 3 y 4 años de edad comienzan a cooperar, lo que eventualmente disminuye las peleas; aún así necesitan que los padres les recuerden la importancia de interactuar sin discordia.

Entre los 5 y los 7 años, los niños empiezan a dominar las destrezas necesarias para compartir y de los 8 a los 12 años, son más sociables y se involucran en actividades grupales pero se vuelven quejosos y protestan por casi todo.

Hasta cuando los hermanos se pelean, están aprendiendo a resolver conflictos y a ceder. Por ello es fundamental darles a los hijos, la oportunidad de tratar de resolver sus propios conflictos entre hermanos. Si logran ese entendimiento básico, en el futuro van a desarrollar la empatía o comprensión del estado emocional de los demás, es decir, ese niño sabrá ponerse en la piel del otro y adquirirá una conducta más social.

En cada grupo familiar se tejen diferentes variantes según las edades de los hermanos y sus propias crisis personales.

Las anécdotas familiares más inolvidables tienen que ver los encuentros y desencuentros entre hermanos. Y estas vivencias se relacionan directamente con los lugares que cada uno ocupa en la estructura vincular y las maneras que cada uno actúa determinado rol.

Pienso por ejemplo en el lugar que ocupa el hermano de una persona discapacitada, un rol complejo donde generalmente se recarga de responsabilidades de cuidado. Y por qué no entenderlo desde la culpa, pero esto tiene derivaciones mas profundas para abordarlas en otro tema.

Generalmente, se dice que el hijo que más se ve afectado por sus otros hermanos es el del medio, ya que el mayor, en una época tuvo la atención total de sus padres y al menor lo consienten simplemente por ser el mas chico, por lo que el hijo del medio tiende a verse en la necesidad de desarrollar estrategias para llamar la atención de los padres. Tampoco siempre es así… siempre hay excepciones.

Cada uno de los hijos tiene su estilo de personalidad. Lo que si es interesante analizar, es como se juega la dinámica en la convivencia donde habrá familias mas apacibles y pacificas y otras mas complejas, conflictivas y belicosas.

El limite sugerible es no permitir que los conflictos entre hermanos escalen al punto de que se hagan daño entre si. Y me refiero tambien a evitar las marcas que deja la violencia psicológica dada en el rencor, la envidia enfermiza, los celos y el desprecio permanente entre hermanos.

Hay muchas historias famosas y otras anónimas de disputas entre hermanos que demoran años en resolverse y a veces ni se logra.
Los psicólogos siempre recomendamos a los padres, evitar las comparaciones entre hermanos. Lo cual es tan difícil porque siempre está latente la tentación de la preferencia, donde sin duda se juegan deseos de tipo inconciente.

Es fundamental inculcarles el valor de la cooperación, reforzando los logros de cada uno en forma individual.

Los hermanos aprenden por observación del otro, se acostumbran a una dependencia mutua y a una continua interacción.

Es, en la relación con los hermanos, donde uno aprende a compartir, cooperar, competir, discutir y solucionar conflictos. Razón por la que, sin lugar a dudas, me atrevo a afirmar que la influencia temprana de los hermanos marcará nuestra personalidad para siempre.

Lic. ALEJANDRA ARACELI ROMERO -Psicóloga, MP 061. Turnos al 15685353
Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, como así también las posibles consecuencias legales que de ellos pudieran surgir.
Cadena Provincia se reserva el derecho de publicación de comentarios improcedentes por su vocabulario y de los que por su contenido pudieran afectar la sensibilidad de cualquier sector de la sociedad.

Tus Comentarios en Facebook

 
Herramientas de la noticia
Foto de la Noticia
Foto: Lic. Alejandra Romero


Más Noticias
Todo lo que usted necesita saber sobre cronogramas de pago, convocatorias y capacitación docente y demás servicios: 

Editorial Diario PROVINCIA: Altas fuentes municipales dejaron trascender que la tasa vial podría quedar cajoneada hasta nuevo... 

Todas las películas de las salas de la Ciudad de La Rioja. Actualizada el jueves 17 de abril 

La Provincia saldrá a poner en práctica un amplio plan de recuperación del calles y espacios públicos de la Capital. El ministro... 

El moyanista Plaini recluta sindicalistas para "Scioli-2015" 

Niño emociona a toda España (VIDEO) 





Clima en La Rioja

 
.